25-M: Una sorpresa de altura

Los novios, tras la aparición de los jugadores con José, el artífice de la sorpresa, al fondo (Fotos: A. Conrado)
Ha transcurrido un mes exacto desde que nuestro entrenador (Joaquín) y su entonces prometida (Jezabel) se unieran en matrimonio durante una ceremonia cuyos recuerdos todavía perduran en nuestras retinas. Un oficio religioso que concluyó con dos personas hechas para estar juntas dando el 'sí quiero' tras diez años de noviazgo.

El sábado 25 de mayo dejó multitud de imágenes y todas ellas cargadas de sentimiento y emotividad, pero en este artículo nos centraremos en una de ellas. Nos ponemos en situación. La ceremonia ya había finalizado y los recién casados acababan de resistir el pertinente lanzamiento de arroz a cargo de los invitados que se agolpaban en la puerta de la Iglesia de Alquerías.

Mientras los protagonistas de la velada trataban de sacudirse los granos de arroz que se habían aferrado a sus respectivos trajes de gala, entró en escena José, el hermano del novio, y con él los integrantes del equipo de baloncesto que entrena Joaquín. Su cara de asombro fue el paso previo de lo que sucedió después: Abraham, José Vicente, Eduardo, Josema, Santiago, Miguel González, Javi, Ángel y Miguel Alarcón desfilaron ante la mirada de la persona a la que tanto aprecian.

El resto de la escena se resume en una muestra de cariño recíproca y en un abrazo conjunto de unos niños agradecidos al técnico con el que disfrutan de tan buenos momentos en cada entrenamiento y en cada partido. Todo ello aderezado de unas sonrisas sinceras y de unas palabras pronunciadas por los propios chavales que todavía resuenan: "¡Que seáis muy felices!"

Atentos a todo lo que acontecía en los aledaños de la parroquia se encontraban los familiares de los 'peques', que pusieron su grano de arena para colaborar en un 'sorpresón' que, con el baloncesto de por medio, sólo puede catalogarse como 'de altura'. A todos, padres, madres y jugadores, sólo se le puede decir 'muchas gracias'.

El artífice de tan espectacular gesto, como hemos comentado antes, fue alguien realmente especial. José, su hermano mayor. La persona con la que tantos instantes inolvidables ha vivido a lo largo los 31 años que han convivido en el tiempo y que, en el día más especial de su vida, quiso tributarle un homenaje que nació en lo más hondo de su corazón. Sólo por la inmensa alegría de Joaquín, reflejada a la perfección en su rostro y en una sonrisa de oreja a oreja, mereció la pena.

PD: ¡¡¡Enhorabuena pareja, y que la felicidad inunde vuestro matrimonio!!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El líder no da opción en Beniel (27-65)

Esta semana entrevistamos a...

Partido para olvidar (67-31)